martes, 3 de julio de 2007

"HAY GENTE QUE ESTA JUGANDO A QUE SE CIERRE EL DIALOGO"


ENTREVISTA//Azpúrua, cineasta"Hay gente que está jugando a que se cierre el diálogo"
"Ojalá que ese héroe de la independencia haitiana rompa la taquilla en Hollywood", dice Azpurua justificando la coproducción de Venezuela con Glover (Venancio Alcázares)


"Vamos a reestructurar la ANAC, ir a fondo con un cambio profundo y declaranos como en una Constituyente"
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ EL UNIVERSAL
Carlos Azpurua no teme decir abiertamente que está con el proceso bolivariano, pero también está con un gremio y una gestión que ha ayudado a construir. Para el realizador de películas como Amaneció de golpe y Mi vida por Sharon, fue un error de los cineastas "patear" la mesa con una carta "manipulada" y "ofensiva" a Danny Glover, que provocó el cese del diálogo entre el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y los grupos sindicales.
La Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC) y la Cámara Venezolana de Productores de Largometrajes (Caveprol), dirigieron una misiva al actor donde critican severamente la película sobre el líder haitiano Toussaint Louverture, que hará el estadounidense con apoyo del Estado venezolano, el cual aportará 18 millones de dólares.
-¿Cómo una persona de los gremios apoya una asignación de recursos tan alta y que se otorgan discrecionalmente, cuando existe una lucha por un ente autónomo, con concursos, comisiones..?
-Sigo en eso, por eso estoy luchando, pero yo quiero aclararte cómo se dio lo de Danny Glover. En vez de convertir esa situación en una posibilidad de reflexionar profundamente y sincerar los costos de producción del cine venezolano, simplemente fue utilizada como una argucia y sale esta carta absolutamente ofensiva. Por supuesto nos alarma, por establecer de entrada una carta ofensiva, negando cantidades de avances, porque es en este proceso político donde se le está dando mayor atención al área audiovisual. Esta carta fue realizada prácticamente por una persona, máximo dos, y es una carta orientada a crear un conflicto.
-Pero supuestamente fue aprobada en una de las asambleas de mayor concurrencia de los últimos tiempos...
- Había nueve personas y se le dio la potestad a Thaelman Urguelles y a otro compañero, para que la redactaran, se le enviaron algunas observaciones y no la cambiaron. Esto lo acabo de hablar en Junta Directiva, a la que pertenezco: vamos a reestructurar la ANAC, ir a fondo con un cambio profundo y declararnos como en una especie de Constituyente, donde se revisen los estatutos, donde la Junta Directiva tiene que ser renovada y se pueda discutir cómo se integran y cómo podríamos ir nosotros al encuentro de los jóvenes. Esa carta fue una estrategia política de un individuo que sabemos que colabora con la oposición. Pero la cosa no queda ahí, porque detrás de esta carta venía el apoyo a RCTV y la lucha por la libertad de expresión, y a ellos se les olvidaba que RCTV fue la que nos paró la Ley de Cine en el 92 y que esel único canal de televisión que ha impugnado en el Tribunal Supremo de Justicia la reforma a la Ley de Cine ¿Tú sabes cuánto dejó de pagar RCTV a Fonprocine? Entre dos y medio, y tres millardos de bolívares, por qué, porque no le dio la gana a Marcel Granier. Ya nos iban a meter a nosotros en el problema de la libertad de expresión cuando hay una diversidad de opiniones dentro del gremio.
-De haber sido presidente de la ANAC ¿cómo habría actuado?
- Mi propuesta es, vamos a tener todos los insumos primero. Yo quiero decirte algunas cosas que son importantes: este planteamiento yo se lo hice al ministro Sesto y él me dijo que es posible, vamos al diálogo, y empieza a expresarse ese diálogo. Creo que se va a activar de nuevo el Comité Ejecutivo, también hay razones de todo tipo, legales, acciones de Estado, pero creo que está privando en la racionalidad del Ministro, ya con el cerebro frío y entendiendo toda esta situación, una apertura y un diálogo.
- ¿Y vuelven a la mesa sin condiciones?
- El abrir la posibilidad del Comité Ejecutivo y hacer el llamado ya de hecho implica una apertura.
- El ministro Sesto ha dicho que no reconocerá a los gremios, entonces ¿cuál será el avance?
-Yo muy rápidamente conversé con el ministro y le dije: Ministro, vea la dimensión que tiene la ANAC, la fuerza del gremio, la historia que hay detrás de todo esto. La ANAC es formada dentro de un pensamiento de izquierda, y nos hemos enfrentado a la penetración tremenda de la cinematografía extranjera por años y él mismo lo ha reconocido, hemos sido un gremio aguerrido, lo que pasa es que situaciones como ésta le dan una patada a la mesa. Conociendo a Farruco, porque lo conozco desde hace mucho tiempo, estoy seguro de que esta reconsiderando sobre la base de la comprensión de la manipulación de lo que fue esta carta. Hay ya una reflexión fría, que implica un avance político.
- ¿Y no le parece que la medida del ministro fue desproporcionada?
-Desproporcionada es esta carta, cuando se sabe que fue hecha por uno o dos individuos, que detrás está una estrategia de la oposición. No desvinculemos que estamos en un problema político, el problema es que estos individuos politizaron con esta carta lo que debió haber sido una actuación seria, gremial. Yo puedo tener observaciones, pero tú debes ser políticamente sensato, debes tener todos los insumos primero, y ver las razones, y ver la situación en términos globales. No le puedes dar una patada a la mesa, donde no reconoces nada, con una carta ofensiva, que incluso ofende a los realizadores de la Villa. Nunca se me ha olvidado una frase de Solveig (Hoogesteijn): "Mientras más opciones y posibilidades diversas tengamos de producir, mejor. Mientras menos estemos centralizados mejor", y la Villa qué es, entre otras cosas, una política del Estado dentro de una estrategia de producción de películas. A donde tenemos que ir y avanzar con sensatez es hacia este foro, sincerar la escala, cómo se está produciendo cine en Venezuela desde Danny Glover, la Villa y el CNAC (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía). Era una posibilidad políticamente manejable, porque a tirios y troyanos no deja de alarmar, pero qué dije yo, vamos a ver todos los elementos que hay detrás. Además, todos los Gobiernos han sido discrecionales en otorgamiento de películas por fuera, siempre nos hemos molestado, ahora se crea la Villa que tiene una autonomía y con unos criterios que en definitiva tienen dos elementos positivos: que descarga al CNAC y ocupa a una buena cantidad de nuestros mejores realizadores en miniseries, largos, cortos. Hay un total de 19 proyectos y una cantidad increíble de cortometrajes...
Por el gremio -Algunos podrían pensar que adulo al Ministro, pero no, lo que quiero es preservar mi gremio, que entiendan que esta es la instancia de discusión de 40 años de lucha, que es organizado como un gremio puede lograr incidir sobre las políticas de Estado y mejorarlas, y me duele porque aquí está la militancia de generaciones que no es comprendida por los jóvenes, que lo ven siempre con malicia y esa malicia es creada por frustraciones, poco dinero, carencia de políticas de Estado y siempre los platos rotos los paga ANAC. No me voy a pronunciar por Caveprol, en este momento no me interesa ese gremio, aunque estoy afiliado a él, estoy pensando seriamente en renunciar. Hay gente que está jugando a que de verdad se cierre la posibilidad de diálogo con el Gobierno, yo estoy jugando a fortalecer mi gremio.
agomez@eluniversal.com

4 comentarios:

Mercedes Ramirez Ruiz dijo...

Qué significa vamos a reestructurar la ANAC? significa vamos a hacer una ANAC a la medida de lo que quiere el Ministro y no para defender lso intereses de los cineastas--- Nada, lo pregunto porque quien habla en esta entrevista ha sido Presidente de la ANAC, elegido por los miembros de la ANAC en votaciones bastante limpias. Puedo encontrarle muchos fallos a la ANAC mas la falta de representatividad o la transparencia al momento de elegir las directivas no es precisamente, uno de los fallos de ANAC. El que no participa en la ANAC es porque no quiere, tan simple como eso y me lo aplico a mi misma que no participo, porque vivo en el extranjero y no necesito formar parte de la ANAC. Pero de todo lo qeu conozco de la ANAC por más de 5 años de relación laboral y como asociada lo único que puedo decir es que la elección de la JD es uno de los mecanismos más democráticos y más transparentes de muchos gremios y que sus puertas siempre han estado abiertas a los creadores.

La declaracion de Farruco Sesto en el el sentido de que sólo se reuniría con ANAC si cambian sus representantes es un chantaje intolerable y profundamente antidemocrático. Y es una vergüenza que tan siquiera se insinúe que la ANAC puede hacer cambios estructurales para ceder a un chantaje. La ANAC se debe a sus miembros y como gremio todo cambio es siempre bienvenido pero siempre que sea una necesidad y un aexigencia de sus propios miembros y no por la reacción intolerante de un ministro de turno...

Anónimo dijo...

Parece increíble que el respetable cineasta Azpúrua diga que "hay sectores que quieren que se cierre el diálogo" cuando el único que ha cerrado el diálogo es el Ministro, es decir, el sector oficial.

Resulta más insólito aún, cuando fue este cineasta quien en una reunión de la Anac propuso que se abriera de manera urgente un proceso de Contraloría Social a la Villa...respecto a esta iniciativa, incluso nos miró raro a un grupo de personas -afectas al proceso- sugiriendo que el no querer firmar una petición de Contraloría a La Villa significaba un acto contra-revolucionario de nuestra parte.

El oportunismo no tiene límites. Hoy este "digno y revolucionario cineasta" se halla viajando con financiamiento del ente al que pretendía abrir una Contraloría social.

Ni hablar de la actitud del "revolucionario" Penzo quien en una actitud claramente fascista obligó a un cineasta novel a salir de una reunión de la Anac.

Bonita, inclusiva, consecuente y muy plural representación.

Thaelman dijo...

RESPUESTA DE THAELMAN URGELLES A LOS COMENTARIOS DE CARLOS AZPÚRUA EN ENTREVISTA PUBLICADA EN EL UNIVERSAL.

Hace un mes, Carlos Azpúrua me llamó por teléfono a pedirme, entre improperios impublicables: "...que más nunca tu sucia boca pronuncie mi nombre..." Como esta petición estuvo acompañada por la amenaza de que me iba a "entrar a coñazos" si lo volvía a nombrar, y en vista de que entre mis pocas destrezas no se encuentran ni el boxeo ni otras artes de defensa personal, accedí a ella, no sin antes exigirle a mi amenazador una justa reciprocidad: "no me nombres más tú a mí, y por favor borra mi número de teléfono de tu celular". En vista de que Azpúrua rompió muy pronto el acuerdo, al intentar endosar a supuestos manejos políticos míos todos los males que aquejan a la ANAC y a nuestro cine por estos días, procedo, pues a responderle. El retardo de esta se debe a que me encontraba fuera del país cuando ocurrió dicha entrevista.
En primer lugar, una precisión de tipo gremial: no es cierto que fueran 9 cineastas los que aprobamos enviar una carta a Danny Glover. Éramos 18 los que estábamos allí, o sea el doble, una asistencia bastante aceptable en el contexto frecuente de la ANAC y de cualquier gremio de cualquier área en Venezuela. Y si hubiesen sido 9, esa cifra triplica a los únicos tres cineastas (entre ellos Azpúrua) que han manifestado su apoyo a la “manguangua” que le dio nuestro gobierno a Glover. Tampoco dijo Azpúrua que cinco días después, una asamblea de más de 40 cineastas ratificó su apoyo a la carta de marras, aunque es cierto que algunos le hicieron legítimas observaciones en cuestiones de forma y contenido.
Ya en el plano personal, Azpúrua me endosa a mí, con nombre y apellido, la "maniobra" de tratar de romper el diálogo con fines políticos y no gremiales. Al respecto sólo quiero decir lo siguiente: en el contexto que vive Venezuela -y nuestro sector en particular- esas expresiones de Azpúrua constituyen lo que se conoce en idioma español como una "delación", esto es, según el DRAE, DELATAR: "Revelar a la autoridad un delito, designando al autor para que sea castigado, y sin ser parte obligada del juicio el denunciador, sino por su voluntad". Porque no otra cosa que delación es la mención pública de mi nombre al decir que la carta a Glover "... se sabe que fue hecha por uno o dos individuos, que detrás está una estrategia de la oposición. No desvinculemos que estamos en un problema político, el problema es que estos individuos politizaron con esta carta lo que debió haber sido una actuación seria, gremial." Y antes me había mencionado como uno de esos dos autores de la carta. En cualquier otro país o época del nuestro, esa hubiese sido una mención normal en un debate gremial, pero en el contexto actual de exclusiones, persecuciones y pases de factura que vivimos (no me tengo que esforzar para demostrarlo, el propio ministro Sesto lo proclama a cada rato), esa mención me arroja personalmente al pozo de los cocodrilos, con perjuicio directo e inmediato sobre mi ejercicio profesional, laboral y por ende, del bienestar de mis hijos. Eso lo sabe bien Azpúrua.
Pero no es esta la primera vez que Carlos Azpúrua me delata. En los albores de este gobierno, cuando aun se le permitía circular libremente por el palacio de Miraflores, nuestro colega conversaba en un pasillo con varios tenientes del círculo de confianza del Presidente; y entre otras cosas les hablaba de un cineasta -mi persona-que era enemigo radical del nuevo gobierno. Él no sabía que entre los jóvenes estaba un sobrino mío, teniente retirado, quien le dijo: "no se preocupe, Azpúrua, que mi tío tiene la dignidad suficiente para no venir aquí a buscar contratos, porque en efecto él es contrario a este gobierno. Así que él aquí no representa ninguna competencia para usted". Historia Patria.

Thaelman Urgelles

Thaelman dijo...

POST DATA DE URGELLES:
Si no fuera suficiente mi alusión a las consecuencias de ser delatado en estos días, en Venezuela y en nuestro cine, sirva el ejemplo del colega que publica su acertado comentario en esta misma sección bajo la identificación "Anónimo". No lo culpo, en este contexto ¿quién se va a trever a dar la cara?. Solo quienes ya la dimos y no tenemos otro remedio.